¿De qué color pinto mi bar?

Actualmente, la imagen corporativa es fundamental para los negocios, los consumidores pueden llegar a imaginarse una idea de cómo es tu negocio dependiendo de la personalidad que desprendas. Así es como la imagen que vayan a tener de ti va a ser fundamental, tanto a medio como a largo plazo, lo que ayudará a que tengas unos mayores beneficios.

Vivimos unos años donde todo lo vamos averiguando de forma anticipada por la irrupción de Internet y las redes sociales.

A la hora de crear la imagen puedes contar con una preparación previa y hay que mantenerla con las estrategias de marketing. Todo ello va a ayudar a que los consumidores potenciales vayan a tener una idea de prensa que va a ser la que tu quieras tener.

En estos casos, la decoración de un local como un bar es importante. Eso sí, de nada va a valer la creación de un logo, identidad o estilo, si cuando adoptamos el último paso, el lugar físico, no se corresponde en absoluto con esto. Por este motivo adquiere gran importancia la elección de un color para poder pintar el local de tu bar el cual va a tener que ir de acuerdo con el logo y la idea que desees transmitir.

Conoce más sobre los colores

En esto, hay que ser conscientes de que los colores cálidos, caso de amarillos, rojos, naranjas o fucsias, en sus tonos más fuertes, van a transmitir vitalidad, energía e innovación, siendo de los más adecuado para disfrutar de un aire moderno, fresco y juvenil. El color verde vas a poder incluirlo en estos parámetros, con una salvedad, si el verde lo degradamos en color verde pistacho o verde vivo, puede también ser sinónimo de salud, ecologismo o vegetariano. Si tu bar busca optar por esa línea, el verde puede ser el color que mejor te vendrá.

Si vamos a los denominados colores pasteles, caso del rosa, canela o celeste, son de esos que expresan una especial delicadeza y sensibilidad, por lo que son muy adecuados para las pastelerías, cafeterías, o bares que tengan temáticas femeninas, o dulces.

Otros colores más oscuros, como el púrpura, azul marino o el marrón, lo que hacen es indicarnos lujo, ostentación o seriedad. Por este motivo son muy adecuados para restaurante y bares que quieran atraer a públicos maduros que cuenten con poder adquisitivo, así como personajes relevantes o que deseen alcanzar una posición como interesante opción para las celebraciones que sean realmente especiales, caso de las cenas de empresas, de pareja o familia.

Una vez que optemos por el color que nos gusta, en Decolor.com con sus muchos años dedicados al sector de la pintura, aconsejan pintar la totalidad de las paredes y columnas, de tal forma que se evite crear la sensación de que el sitio es más pequeño de lo que realmente es.

Así es como en ocasiones, lo mejor es que pintemos las paredes de color blanco, con unos toques del color corporativo, que pueden salpicar los marcos de las ventanas u optar por detalles más pequeños que le den cierto estilo.

Cuando se quiere todo tener listo cuanto antes, siempre es buena opción acudir a los profesionales. Al final ellos son los que más saben del tema y los que pueden hacer realidad tus pensamientos.

En ocasiones queremos ahorrarnos dinero y hacerlo nosotros, pero realmente al final terminamos con una decoración que no es de nuestro gusto y además nos hemos gastado dinero en pintura para tener que recurrir al final al profesional o quedarnos con nuestra decoración por no poder invertir por el momento más en ello.

En algunos casos, incluso se acude a los especialistas profesionales de la pintura para que nos ayuden a la hora de elegir el color corporativo, pues ellos, con la experiencia de pintar y asesorar a muchos negocios, pueden ayudarnos mucho en estos temas.

Cuando nos preguntamos de qué color vamos a pintar nuestro bar, muchas veces no le damos la importancia que ello merece, por lo que podemos realmente ver bares que luego los colores no tienen demasiada relación con lo que luego hay dentro cuando entramos, por lo que es vital tener una imagen que se pueda relacionar fácilmente con nuestro bar.

Ya has visto que los colores en pintura dicen mucho más de lo que parecen a simple vista, por lo que realmente merece la pena poner toda la carne en el asador para que nuestro bar sea un reflejo realmente de cómo somos o lo que va a representar, pues tiene que ser un sitio en el que realmente nos encontremos cómodos trabajando.