Mantenimientos en una embarcación en la costa gallega

Mantenimientos en una embarcación

Era uno de los sueños de mi vida y por fin lo cumplí. Desde pequeñito quise tener una embarcación. Y gracias a Dios he podido tenerla. Salir por mi querida Galicia y navegar. Descubrir nuevos paisajes durante un trayecto por las Rías Altas o Las Rías Bajas, es algo increíble, y que ya se empieza a explotar como recurso turístico. Ahora bien, nunca pensé que el mantenimiento y los cuidados que necesitan las embarcaciones fueran tan detallistas.

 

Y es que tener una embarcación es como tener un hijo, al menos en mi caso. Está claro que l invierno, que es la época en la que las embarcaciones se encuentran amarradas en puerto, es el periodo perfecto para su mantenimiento. Si durante estos días no lo cuidamos, cuando llegue el buen tiempo nos podemos ir olvidando de salir a navegar.

Como te decía antes, aproximadamente el disfrute de una embarcación supone un gasto al año del 10% del coste de su compra. Y es que además del mantenimiento siempre hay que corregir las averías y desperfectos ocasionados durante las salidas de la pasada temporada.

Lo primero que hay que hacer es poner en seco la embarcación para limpiar y pintar fondos lo que se traducirá en un menor consumo de combustible y en mayor velocidad. En este momento miraremos, y cruzaremos los dedos para que no haya osmosis (intercambio de agua) en el casco, y revisaremos todos los grifos de fondo, bocina del eje del motor y limera. Luego habrá que proceder a los retoques de pintura necesarios en el casco y en cubierta.

Por supuesto hemos de seguir las recomendaciones del fabricante del motor y realizar los cambios de aceite, filtros, impulsor de la bomba de refrigeración, correa de alternador y bombas y demás comprobaciones que procedan tanto del motor como de inversor. Si no te ves capacitado, es en este momento cuando tienes que coger el teléfono y llamar a especialistas, ya que no es fácil.

Dentro de este plan de mantenimiento que se hace al año hay que incluir la revisión de las baterías, de la cadena del ancla, cubierta y fijación de los candeleros, de las frisas de escotillas y portillos, así como realizar los trabajos de carpintería que sean necesarios, ya que la madera no es eterna. Todo ello a bordo ya que también es imprescindible reemplazar la pirotecnia caducada y enviar a una estación autorizada la balsa salvavidas para su revisión. Yo en mi caso siempre confió en BalsaMar, que siempre velan por la seguridad. Ofrecen fiabilidad y confianza después de más de 20 años en este sector náutico.

Y es que para pequeñas cuestiones te puedes valer tú solo, pero para otros aspectos es mejor ponerlo en manos de profesionales.

Por último, la limpieza de la sentina y el orear colchonetas, chalecos salvavidas y pertrechos evitarán futuros malos olores. Durante el tiempo invernal, lo mejor es que el patrón se forme en nuevas rutas y actualice sus conocimientos mediante cursos de navegación electrónica

Como puedes comprobar, aunque no salgas con ella a navegar durante el invierno, es en esta época cuando más mimos y cuidados necesita. Si por el contrario, no te preocupas de ello, allá por mayo cuando quieras encederla, te vas a llevar una muy poco grata sorpresa.

Deja un comentario