Transporte seguro de los nuevos molinos de viento

Transporte seguro de los nuevos molinos de viento

Seguro que alguna vez los hemos visto en la autopista, ese vehículo tan largo con otro de seguridad detrás, que parecía que no rebasaríamos nunca…Y luego, al ver la carga transportada, nos dábamos cuenta de la dificultad y características muy singulares de ese traslado. Transportar las palas, el rotor o la torre de un aerogenerador hasta su lugar de ubicación es toda una odisea de orden logístico, dadas las dimensiones y características de estas piezas para la instalación de parques eólicos, y las distancias y tipos de carreteras por las que habrá que transportar estos elementos.

Será necesario en primer lugar trasladar hasta la localización de este parque las máquinas, torres, palas y góndolas. En muchas ocasiones este transporte es por mar, pero será necesario tener un puerto mercante cercano, y después el traslado hasta el propio parque eólico. Para ello, se necesitan grandes camiones, que cumplan con todas las características técnicas y con los requisitos legales para este tráfico, y unas vías que soporten el peso de los materiales transportados y que dispongan de las dimensiones necesarias.

Responder a este desafío logístico solo es posible gracias a empresas especializadas en transportes especiales y de gran volumen, como Cargolink, con sede en Alicante, que lleva desde 1991 realizando todo tipo de transporte por carretera de mercancías, especiales nacionales y entre países de la Unión Europea. Esta empresa dispone de plataformas especiales, góndolas de diferentes alturas, lonas extensibles, etc. En la flota de Cargolink hay camiones Jumbos –camiones con remolque específicos para mercancías de gran volumen que permiten transportar hasta 120m3 de mercancía-, y megatrailers de 3 m de altura registrable, equipados con lonas reforzadas. Estos, entre otros, son los medios con los que debe contar una empresa de transportes especiales para colaborar con grandes proyectos, como la instalación de un parque eólico. Todo ello acompañado de la gestión de los permisos y licencias necesarios, así como de los vehículos de acompañamiento que en su caso se precisen.

La tecnología eólica avanza continuamente, y los molinos cada vez son más altos y por lo tanto más eficientes, superando a veces los 70 m. por pala. Esto hace que su transporte y logística sean cada vez más complicados. Los componentes que significan un reto a la hora de transportarlos al parque eólico son en especial la base, el generador, las palas y los componentes de la torre que suelen ser tres, y junto con las palas son las partes más grandes. Los fabricantes de estas piezas no son siempre del propio país donde se van a instalar los molinos eólicos, sino que vienen de distintos productores y países, con unos requerimientos para su transporte también distintos. El transporte de estas partes es la mayor complicación, ya sea por tierra o por vía marítima. El generador en cambio es en tamaño algo más pequeño que un coche, y lo que se debe tener en cuenta para su transporte es la protección y su perfecto anclaje, se trata de una maquinaria sofisticada.

Transporte especial con total seguridad

El transporte por tierra de los diferentes componentes se hace en camiones especiales únicamente para estos traslados, lo que requiere solicitar permiso de las autoridades de tráfico. Estos camiones deben ir acompañados por dos coches de seguridad, uno delante y otro detrás. Actualmente la demanda de la industria eólica española ha disminuido, por lo que los productores deberán atender demanda en otros países, y transportar sus productos a estos nuevos emplazamientos. Así es posible que cambie el escenario ante la reorganización de la demanda mundial de componentes eólicos, y también se deba reorganizar a nivel nacional y de la UE.

Cuando se trata de un transporte como sucede con las aspas de una instalación de energía eólica, lo normal es que el vehículo supere la longitud máxima autorizada de un vehículo articulado, 16,5m. y 2,5m. de ancho, según el Reglamento General de Vehículos. Es necesario en este caso solicitar la autorización de transporte especial para poder circular por carretera evitando riesgos para la seguridad vial, o daños en infraestructuras o perjuicios al resto de usuarios de la vía. Los tres tipos de autorizaciones son:

-Autorización genérica, para vehículos de una longitud máxima de 20,55m, y anchura de 3 y altura de 4,5m. El peso no puede exceder 45 toneladas.

-Autorización específica, aumenta en 4m. la longitud con respecto a la permitida en la autorización genérica, y el peso puede llegar hasta las 100 toneladas.

-Autorización excepcional, que contempla una anchura máxima de cinco metros y una altura límite de 4,5 m., permitiendo la misma longitud y tonelaje que la específica.

Para solicitar un transporte especial habrá que incluir expresamente el itinerario previsto, con origen y destino, identificando las provincias y las carreteras por las que circulará este transporte, teniendo en cuenta que se elegirá la ruta más directa y coherente.