Las bolsas de plástico y la educación medio ambiental en Galicia

Galicia, como parte de España y , en definitiva del mundo no es ajena a datos como que en nuestro planeta usamos del orden de 500.000 millones de bolsas de plástico, una cifra bastante más alta que la producida en todo el siglo XX, lo que hace que ls bolsas de plástico sean un 10% de la totalidad de los residuos que son generados en todo nuestro planeta Tierra. Esto hace que en la Unión Europea se haya buscado perseguir la reducción del consumo de las bolsas de plástico que no son biodegradables, según se aprobó en la famosa Directiva 2015/720.

A fin de evitar que se cerrasen muchas empresas por esta nueva directiva procedente de Bruselas, han sido bastantes las empresas que han optado por reinventarse para poder adaptarse a la nueva realidad.

Un ejemplo, en nuestro país

En Galicia tenemos la referencia andaluza de Bioplásticos Genil, fabricante de este tipo de bolsas de plástico baratas, la cual se adaptó en poco tiempo a estas nuevas condiciones y donde sus más de 20.000 clientes tienen ya unas bolsas de plástico que responden a lo que se pide por parte de la UE y a lo que necesitan los clientes. Ellos han demostrado que se puede seguir ofreciendo bolsas de gran calidad e impresión, en un sector, donde los clientes han pasado de llevarse las bolsas gratis de los establecimientos a tener que pagar por ellas.

Para poder reducir los impactos que se producen en el medio ambiente por parte de los envases y residuos de los envases realizados en plástico, desde el Parlamento Europeo y su Consejo, aprobaron, allá por un lejano 1994, la Directiva 94/62/CE, donde se incluía la definición de las bolsas de plástico como envases,

Estas bolsas de plástico son un gran porcentaje del consumo dentro del total de la UE por su poco peso, por lo que pasan a ser en poco tiempo residuos de carácter urbano y se dispersan a una velocidad increíble.

En este caso, los ecologistas han estado muchos años abriendo debates internacionales sobre estos temas y poniendo encima de la mesa la situación que se sufre actualmente en los mares y océanos del planeta Tierra, por lo que la administración española, mediante el Ministerio de agricultura y pesca, alimentación y medio ambiente, promulgó el Real Decreto 293/2018, de 18 de mayo, que habla sobre la necesaria bajada del consumo de bolsas de plástico y donde se ha creado el Registro de Productores, que prohibió desde el 1 de julio de 2018 el entregar gratis bolsas de plástico ligeras en las tiendas.

En el plano de la educación medioambiental y especialmente en el del respeto por nuestro planeta, tanto niños como las personas adultas, tienen que tomar consciencia de que las costumbres de la población, aunque no puedan cambiar de un día para otro, si que debe saberse los fines que se persiguen con estos reglamentos y que sirven para tener efectos positivos en todo nuestro mundo y por tanto Galicia puede salir altamente favorecida con ello.

El tener un buen estado del medio ambiente, al final repercute en todos nosotros y lo hará en el de las futuras generaciones. Estamos ante un deseo que todos compartimos y que no es otro que el de dejar un planeta en el que podamos vivir, para lo que es necesario dejarlo en la mejor de las condiciones.

Para lograr todo esto, es necesario ir poniendo los medios necesarios y en este sentido, sí que vemos como los usuarios cada vez más están apostando por el consumo responsable y donde el impacto sobre el medio ambiente sea menor. Es un problema de todos y una conciencia amplia es necesaria respecto a esto.

¿Está funcionando la nueva norma?

Después de que hayan pasado ya un tiempo desde que entró en vigor dicha norma, debemos dejar claro que, al menos en nuestra región, los consumidores, ecologistas y la propia administración señalan que dicha medida que se adoptó se está siguiendo por completo por todos los comercios son problema alguno.

Además también conviene dejar claro que, a la vez, muchas asociaciones de ecologistas y colectivos en defensa del medio ambiente, están organizando campañas para limpiar y recoger residuos de toda clase, por lo que esa conciencia ecológica parece que va calando y poco a poco se van poniendo los medios para que podamos gozar de un mejor medio ambiente.