Las cifras nos indican que la destrucción de empresas ha crecido un 13% más en 2013 con respecto al año anterior en Galicia. Por el contrario, el número de empresas creadas en el mismo periodo supera estas cifras, y el 77’74% de ellas lo hicieron voluntariamente (frente al resto, que se produjeron por fusiones y otros motivos).

Esto nos indica que, a pesar de la que está cayendo y de que muchas empresas han dejado de ver la luz, la economía gallega goza de buena salud y se va regenerando por sí misma. Y es que muchas marcas gallegas están sobreviviendo frente a otras de su mismo sector que se van retirando del mercado: Game, Président,  Pescanova, Citröen, Inditex, Adolfo Domínguez, Banco Pastor…

La economía del norte de España se caracteriza, a nivel empresarial, por la alta calidad de sus productos, lo que los lleva a mantenerse fuertemente dentro del territorio nacional y en sus importaciones al extranjero.