Turismo rural de lujo en Galicia

Últimamente estamos que nos salimos en cuanto a turismo. Hay ciertas áreas de Galicia que siempre han estado llenas de turistas en ciertas épocas del año pero de un tiempo a esta parte, y con el auge del turismo rural, Galicia se ha convertido, en su totalidad, en una comunidad turística que cada año va ganando más adeptos. Debido a ello han aparecido cientos de nuevos empresarios que se dedican a la gestión de casas y alojamientos rurales, lo cual ha creado un nuevo movimiento económico en el sector. Pero lo interesante ahora es que ha aparecido un nuevo tipo de turista que busca los beneficios de lo rural con todo el lujo de un hotel cinco estrellas.

Hablamos de una variante del ya conocido Glamping, un tipo de camping donde las tiendas de campaña parecen chozas de lujo y las instalaciones una especie de Resort caribeño.

Estos nuevos turistas buscan la tranquilidad del entorno rural, las actividades que podemos practicar al aire libre e incluso los deportes de aventura con un condicionante: quieren llegar después al hotel, enclavado también en este entorno de relax total, y disfrutar de unos servicios de lujo con instalaciones de lujo. Un ejemplo perfecto lo tenemos en Vivood, un hotel paisaje que, por cierto, financió Mercadona (como curiosidad).

¿Cómo crear un alojamiento rural de lujo?

Debemos comprender que lo que busca este turista es el lujo de los grandes hoteles de ciudad pero en un entorno rural donde puedan descansar y hacer actividades al aire libre, por eso en lo primero en lo que debemos fijarnos es en los típicos hoteles urbanos con categoría de 5 estrellas con el fin de copiar aquello que más demanden su clientela. Yo recomiendo fijar nuestra mirada en hoteles boutique como el Bòria BCN puesto que, aunque ofrece servicios de primera calidad que pueden ser catalogados como “lujo”, no pretende competir con hoteles tipo Palace con grandes salones para bodas y eventos. Se trata de ofrecer el mejor servicio de un alojamiento de lujo sin entrar en la ostentosidad de las lámparas de araña.

Eso sí, la mayoría de estos turistas buscan la actividad física por lo que, además de ofrecer diferentes actividades al aire libre que podéis contratar a empresas externas (senderismo, paseos a caballo, tirolina, tiro con arco, rafting, etc.) no dudéis en instalar una buena pista deportiva alrededor del hotel. Puede ser una pista de atletismo o incluso un par de pistas de pádel. Niberma os dará toda la información necesaria y podréis barajar posibilidades, pero es interesante contar con algo así si estamos intentando levantar un alojamiento con estas características, pues el turista rural de lujo tiene todo esto muy en cuenta.

Tampoco debéis descartar la posibilidad de instalar un par de jacuzzis en la suite o un área de Spa en las instalaciones del hotel, pues es un servicio que los clientes valoran muchísimo en este tipo de hoteles rurales. Además, no es necesario que sea una gran área,  con un espacio de relax con piscina climatizada y chorros de agua bastará.

Todo esto supone un gran desembolso económico pero teniendo en cuenta el crecimiento de este tipo de turista, lo lógico sería que, con una buena gestión, recuperáramos lo invertido dentro de los tres primeros años y empezáramos a ganar dinerito a partir del cuarto años y de manera exponencial. No está nada mal ¿verdad?