Novored: revolución tecnológica para las empresas cántabras

La industria afincada en el norte de España ha sido elemental para el país durante muchas décadas. El sector industrial gallego, el asturiano, el cántabro y el vasco han sido capaces de proveer las deficiencias industriales que presentan grandes zonas de la Península y han permitido, en buena medida, que la economía española se haya mantenido lo más estable posible a pesar de momentos de crisis como el que llevamos viviendo desde el año 2007.

Centrándonos en el caso cántabro, la comunidad ha sido importante en la elaboración de materiales químicos como la sosa cáustica, el carbonato y bicarbonato sódicos, el cloro gas y el ácido clorhídrico tradicionalmente. En la actualidad, la actividad industrial cántabra también incluye, por ejemplo, la fabricación de todo tipo de plásticos.

En la actualidad formo parte del Consejo de Administración de una empresa dedicada precisamente a la elaboración de plásticos para diferentes utilidades. Nos establecimos hace aproximadamente una década en Santander y en un principio conseguimos tener éxito. Sin embargo, y muy afectados por la crisis, pronto comenzamos a sufrir un receso. La empresa empezó a perder dinero y fue necesario despedir a parte del personal con el que se había comenzado a trabajar.

Para más inri, una sociedad mucho más informatizada y tecnológica nos proponía un nuevo reto: el del rediseño de nuestra página web. Aunque bien es cierto que poseíamos un portal en el que vertíamos toda la información referente a nuestros productos y servicios, esta página no estaba lo suficientemente trabajada de acuerdo a las necesidades que nos imponía este nuevo modelo de sociedad que iba desarrollándose.

Necesitábamos impulsar nuestra página web para ser cada vez más visibles de cara al público y así combatir todas esas pérdidas económicas que nos estaban asolando. De ahí que comenzáramos a interesarnos por varias empresas especializadas en llevar a cabo acciones como estas. Una de ellas, la que más nos convenció, se llamaba Novored.

Novored permitiría que nuestra empresa se convirtiera en una de las entidades industriales mejor colocadas en Internet. Sus profesionales le darían un toque más moderno y accesible a la página web, conseguirían que se posicionara de la mejor manera posible entre diferentes buscadores y eliminarían de ella todos los malware o virus que pudiesen ocasionar cualquier problema a los clientes que la visitasen.

Los informáticos de Novored hicieron el trabajo de manera muy completa y, sobre todo, muy rápida. En apenas unos días habían transformado radicalmente nuestra web, lo que nos comenzaba a dar algunas alegrías: había ascendido el número de internautas que la habían visitado. Esto nos hacía confiar mucho más de cara a nuestras posibilidades futuras. Intentábamos dejar atrás un periodo para olvidar y acabábamos de encontrar en nuestra página web una manera para ello.

Dando inicio a una etapa completamente diferente

Darnos a conocer de una manera mucho más elegante y útil en Internet nos ofreció un abanico de ventajas muy grande. Quien visitara nuestra web podía encontrar fácilmente el tipo de actividades a las que nos dedicábamos, los servicios que ofrecíamos a nuestros clientes y todas las ofertas que teníamos para ellos. Además, los técnicos de Novored nos instalaron un sistema de venta online que comenzó a dar un juego increíble.

En resumidas cuentas, la empresa comenzó a revertir el camino de los años anteriores. Pronto hizo falta contratar a más personal. Teníamos que fabricar más, distribuir esa mayor cantidad de productos y también gestionar lo que iba publicando en la página web. Hacía falta una plantilla más completa y más diversa. Esto significaba un pequeño avance para que la situación de muchos cántabros mejorara y se pudiera abandonar definitivamente una crisis económica que lleva prácticamente una década haciendo mella en la vida de nuestros paisanos.