Los traductores, punto de unión entre lenguas en Galicia

¿Qué es un traductor jurado? ¿Por qué en Galicia solicitamos y tenemos tantas veces la necesidad de acudir a los servicios de un profesional de la traducción jurada como Jti? El traductor jurado es un profesional legalmente acreditado y reconocido por la Administración para traducir y certificar una traducción, dando por tanto validez legal a la traducción del contenido de un documento escrito en otra lengua. En cualquier momento de nuestra vida, por trabajo, por permiso de residencia, por negocios…, podemos necesitar de sus servicios y en Jti disponen de un extenso y selecto equipo de traductores jurados en más de treinta idiomas nombrados por el Ministerio de Asuntos Exteriores y que cuentan con una gran experiencia.

La historia en Galicia desde siempre está unida a la emigración de sus gentes. Decía Castelao que el gallego no protesta, sino que emigra. Pues bien, fueron millares y millares los hombres y mujeres que tuvieron que dejar su lugar de nacimiento para iniciar una nueva vida en otras tierras, del mismo modo que fueron muchos los motivos que les llevaron a dar ese paso tan importante y decisivo en sus vidas, razones económicas, falta de trabajo, ideología política…, y a su vez también fueron muy diversos los destinos y países que acogieron a esta emigración, si bien los principales destinos fueron dos.

Por un lado, una salida hacia América, más concretamente hacia América del Sur, apoyada o auspiciada por familiares, amigos, vecinos o conocidos que ya se encontraban en esas latitudes. Este destino se encontró con todos los inconvenientes, problemas y sinsabores que conlleva toda emigración, pero tenía una baza importantísima a su favor, que era hablar el mismo idioma. La lengua española era común con el país receptor, algo que no ocurría con la emigración que tuvo el otro principal destino de nuestra emigración que fue la salida hacia Centroeuropa.

Esta se produjo mayoritariamente en la década de los años sesenta, aprovechada e impulsada por la necesidad de mano de obra en los países más industrializados de la Europa Central, tales como Suiza, Alemania, Holanda, Francia, principales receptores de esta emigración. Para muchos fue la primera vez que salían del pueblo en que habían nacido, dejaban atrás su familia, sus hijos y llegaban a un lugar del que no conocían nada, ni tan siquiera el idioma. Esto fue traumático y la principal dificultad con la que se encontraron, una barrera idiomática que impidió una integración total en el país de acogida, por ello la inmensa mayoría de estas gentes tienen siempre en mente el anhelo por volver al país de origen, y por tanto, hay una altísima tasa de emigrantes retornados.

Cuando finaliza su ciclo de vida laboral, ya sea porque han alcanzado la edad de jubilación o porque por motivos de tener una salud precaria o haber sufrido un accidente laboral han pasado a ser pensionistas, piensan en regresar a su tierra natral, donde están sus orígenes y donde años atrás habían dejado a su familia, sus amigos, sus bienes…, por buscar un futuro mejor para ellos y para sus hijos. Estas gentes ya asentadas de nuevo en Galicia necesitan seguir manteniendo contacto con la Administración del país de acogida por los más diversos motivos, ya sea porque tienen intereses económicos en el mismo porque han adquirido o construido una vivienda, porque tienen pequeños o grandes negocios, por necesitar hacer o modificar escrituras públicas, por los trámites de sus ahorros en entidades financieras, pólizas de seguros, planes de pensiones, asistencia sanitaria, pensión de jubilación, o porque simplemente necesitan remitir anualmente su fe de vida en un idioma que para ellos sigue siendo extraño y difícil de comprender. Por todo ello es sumamente importante la labor de un profesional traductor jurado que les sirva de punto de unión entre dos lenguas tan dispares  y a ellos necesitan acudir cada vez que deben relacionarse con la Administración del país centroeuropeo que los acogió.  Una historia que posiblemente, debido a la crisis económica y a la falta de trabajo para los jóvenes, resulte prácticamente cíclica en unos años.

Jti, una empresa de confianza para la traducción

Jti, como decíamos, es una compañía donde nos ofrecen el mejor servicio de traducción jurada, fruto casi una década de experiencia como grupo de traductores jurados – traductores jurados oficiales que es ya un referente en este sector a nivel nacional. Traducen diariamente a más de 30 idiomas: alemán, árabe, bielorruso, búlgaro, catalán, checo, chino, coreano, croata, danés, euskera, finés, francés, gallego, griego, hebreo, húngaro, inglés, italiano, japonés, latín, lituano, macedonio, neerlandés, noruego, persa, polaco, portugués, rumano, ruso, serbio, sueco, ucraniano… Una solución para todos esos emigrantes que salieron de Galicia y que precisan que se les eche una mano para poner en orden sus documentos.