Galicia, una tierra rural

Galicia es la comunidad donde mayor número de casas rurales hay por metro cuadrado y ¿sabéis por qué? pues porque, además de que hemos sabido mantener nuestras costumbres y tradiciones protegiéndolas de una globalización que todo lo que toca lo iguala arrancándole lo que lo hace original, la mayoría de turistas que acude a visitar nuestras tierras busca precisamente ere aire rústico que sólo las casas rurales pueden darle, y de ahí que cada vez haya también más propietarios que rehabiliten y reacondicionen sus casas en pueblos y aldeas.

Ahora bien, ¿sabemos cómo rehabilitar las casas rurales adaptándolas a los nuevos tiempos sin llegar a perder la esencia que las caracteriza? Hoy vamos a hablar de algunos materiales con los que podemos trabajar, a precios económicos, para reacondicionar una vivienda rural, tanto para uso personal como para convertirla en un posible alojamiento de alquiler.

Para empezar, lo primero que tenemos que tener en cuenta es que nuestras casas rurales son, por antonomasia, de piedra y madera. Los ladrillos y el hormigón pueden dar el pego pero jamás serán el material tradicional, por eso siempre recomendaremos cualquier producto fabricado con piedra y madera antes que aquellos fabricados sólo para aparentar. En este sentido podemos empezar hablando de las vigas de madera, formidables para garantizar solidez estructural y aportar calidez a los espacios interiores más austeros.

Materiales y Elementos Rústicos

Las vigas tienen un gran poder decorativo y de ahí que, en muchas ocasiones, se instalen falsas vigas fabricadas en PVC u otros materiales. Para dar el pego no están mal, pero pensad en que la auténtica viga de madera maciza aporta siempre un doble beneficio, el estético y el estructural, por lo que siempre es mejor en todos los sentidos.

Para los suelos lo mejor es optar por revestimientos clásicos como la tarima, la baldosa o la losa de piedra. Mientras que la tarima aporta un mayor grado de confort, la baldosa aportará gran durabilidad a cualquier estancia y la losa de piedra será siempre la invitada perfecta para los espacios exteriores. Lo que debemos hacer es tener muy claro dónde usar cada revestimiento, pero los tres son perfectos para las casas rurales.

Para los tejados, por supuesto, la teja clásica. Es el revestimiento de cubiertas más utilizado en el mundo precisamente por sus propiedades, similares a las del ladrillo, y por su estética, lo que le aporta una doble ventaja. Pero, además, su precio es mucho más asequible y su colocación no suele dar complicaciones.

Cualquiera de estos materiales, y muchos más, los podéis encontrar en Rusticorum, una tienda online con más de 50 años de experiencia que podrá asesoraros si no tenéis todos los detalles demasiado claros. Además, me gusta mucho esta empresa, porque ofrece también ciertos elementos arquitectónicos y algunas antigüedades ideales para dar ese toque especial a la vivienda. Desde chimeneas hasta balcones de forja o arcos de piedra de medio punto. Auténticas maravillas que no tienen desperdicio.

Ahora bien, antes de meteros con esos elementos que son más bien decorativos, pensad siempre en cubrir las necesidades básicas de cualquier vivienda: suelos, techo, fontanería, calefacción y electricidad. El resto es siempre importante, pero secundario.

Eso sí, si os metéis a redecorar el interior no lo hagáis a la ligera porque mezclar elementos decorativos antiguos, de esos donde se nota la madera noble, con muebles de línea rústica de Ikea o de imitación barata, es una auténtica metedura de pata. Si tenéis el mobiliario demasiado viejo es casi mejor optar por cambiarlo todo o contar sólo con alguna pieza en buen estado y utilizar para todo lo demás mobiliario actual de líneas más modernas, eso siempre es mucho mejor que intentar dar el pego con algo demasiado tosco y vulgar. De hecho, ese toque rompedor que puede dar la mezcla de lo antiguo y lo nuevo a veces es maravilloso.

Os recomiendo visitar, sobre todo, las fábricas (antes que las tiendas), porque además de encontrar precios mucho mejores, tendréis más gama donde elegir y, probablemente, mayor calidad. En sillas-jvalls.com encontraréis un amplio catálogo de sillas, taburetes y mesas entre los que elegir aquellos productos que más se adapten a vuestras necesidades.

Y una vez realizado todo el trabajo, solo queda disfrutar.