Galicia, un buen lugar para heredar

En los últimos meses ha sido noticia los problemas que existen en España para poder heredar. Incluso han salido reportajes e imágenes en la televisión donde muchas familias, sobre todo en Andalucía, han tenido que renunciar a ello o simplemente se han visto en la calle, por querer recibir la herencia. Afortunadamente aquí en Galicia existen menos problemas, ya que es una de las comunidades con una de las fiscalidades más bajas en un mapa autonómico con mayores diferencias.

Galicia arrancó con cambios significativos el año pasado en los tipos que aplica en el impuesto. Yo la verdad es que no tenía ni idea, y menos viviendo como vivo en Santander, pero decidí ponerme en contacto con estos abogados y asesores en Santander, que rápidamente me puso al día y me dio las buenas noticias.

La normativa refleja que en el caso de una donación se disponen de 30 días hábiles a contar desde el siguiente en el que produce el acto o el contrato. En el resto de supuestos, como las herencias o el seguro de vida, hay seis meses desde que se produce el fallecimiento.

Caso práctico en Galicia

De esta manera, y a diferencia de lo que se hace en otras Comunidades, la Consellería de Facenda ha elevado el mínimo exento de tributación por declarante hasta los 400.000 euros; esto significa que la gran mayoría de los contribuyentes no tendrán que pagar por este impuesto en el momento en el que heredan como hijos, padres, abuelos, nietos y cónyuges. La verdad es que es un alivio. Los 400.000 euros son por heredero y no por herencia. Dicho de otro modo: en una herencia de un millón con tres hermanos, los tres tocarían a 333.000 euros y quedarían exentos; en cambio, si son dos, repartirían 500.000, y tendría que tributar cada uno por los cien mil euros restantes. El impuesto se declara cuando hay un fallecimiento.

En mi caso, murió mi padre tras una larga enfermedad, y había un patrimonio familiar de un millón en gananciales, los hijos liquidamos ahora medio millón, y el resto cuando fallezca mi madre, que ojala sea dentro de mucho tiempo. El límite de 400.000 euros por declarante funciona cada vez que cada heredero presenta la autoliquidación del impuesto de sucesiones. Y en esa cantidad se incluye también el valor de los inmuebles y el dinero que haya en cuentas, fondos y otros activos.

Renuncias

Lo que es llamativo es que las renuncias a herencias en la comunidad gallega aumentaron el año anterior un 15 % respecto al ejercicio precedente; solo durante el 2014, se registraron 2.052 renuncias, cuatro veces más que al comenzar la crisis. Supongo que con estas nuevas medidas, los gallegos podamos mejor hacerlo. La verdad es que es una grandísima oportunidad para las familias gallegas en las que haya un patrimonio que se quiera dejar a los hijos o al cónyuge.

Lo que está claro es que también existe la oportunidad de darlo en vida. Esto permite a las familias aprovechar este momento de ventaja fiscal para transmitir sus bienes a los herederos directos sin coste. No se pagará nada por recibir la vivienda ni tampoco hasta 400.000 euros. Como puedes comprobar el tema de herencia es muy complicado, por eso lo mejor es hacer como hice yo, ponerse en manos de profesionales.